sábado, 20 de abril de 2013

Vida Catrina



Debrayes Gastronómicos del Kaskep (Piloto)




Es un cliché picahielo eso de hablar del clima, sobre todo en Mérida, donde ya se sabe de qué va el asunto. Aunque hoy más que nunca debería ser tema de sobremesa y verdadera discusión y conciencia para el futuro del pobrecito planeta. Y es que era la una todavía del medio día y cualquier figura retórica para referirme al calor se quedaría corta, muy corta. Era jueves y sin oponer resistencia hubiera muerto de hambre pero no de sed. Caminando por el Centro decidí entrar en un lugar que llamó mi atención por lo relajado y un tanto nice de su ambiente: Vida Catrina.



Tomé asiento en una sombra de la terraza al aire libre y jan pedí una cerveza. Nomás di el primer y largo sorbo sentí que se me aflojó el mastique y de inmediato corrí al baño. No caben eufemismos cuando lo que quiero decir es que cagué a toda madre, pues el baño del restaurante se hallaba pulcro, bien iluminado y con todo en su debido lugar y estado. Encantado, volví a mi posición de honor en la agradable sombra, lograda por un techito de bambú y un práctico acrílico encima, que permite que la brisa fresca haga todo lo que puede contra el calor que presume todo mundo.



Al mirar el menú es casi obligado inclinarse por lo que lleva parte del nombre del lugar, es decir, las Catrinas. Las hay de cuatro o cinco variedades pero su chiste es que se trata de algo parecido a una torta a base de un pan, especialidad de la casa, elaborado con hierbas y queso de bola. Por sugerencia del mesero, de quien hay que decir se portó de plácemes conmigo a pesar de mi cabeza de lec delatora de mi oriundez del Mayab (ok, este párrafo no es momento para debrayar sobre la discriminación que sufrimos los horribles huiros yucatecos en la tierra nuestra) pedí la Catrina de arrachera.



Una delicia resultó la jugosa carne dentro del mencionado pan complementado con tomate, zanahoria, lechuga y cebolla morada, todo finamente rebanado, en compañía de papas fritas y un aderezo de no sé qué pero bastante rico. Entre bocado y sorbo el azul del cielo, más el verde de las plantas trepadoras y el blanco pedregoso en las paredes me miraban con envidia que no podían disimular. Y yo, desde mi rincón podía mirar el alboroto de la calle 59, así como al payaso que sube y baja de los camiones trabajando y a los otros que van y vienen haciendo lo suyo y que por obra y encanto de la Vida Catrina se vuelven un tanto ajenos.


Por falta de cualquier periódico del día, pero más por no haber cargado algún libro, me conformé leyendo párrafos por aquí y por allá de una revistucha que me proporcionó el mesero. En tanto, una bella mujer española, güera y todo lo demás, y su chaval ordenaron un agua fresca para ella y un postre que lucía delicioso en función de su helado y chocolate para él. Yo me tomé la cuarta cerveza, pagué doscientos veinte pesos con propina incluida y bien ganada y, tras caminar unos quince metros, volví a la realidad en la calle 59 x 60 y 62 y su tráfico, su ruido, su esmog y su calor. Eso sí, satisfecho y con ganas de otro día, o quizás alguna noche o de mañana, regresar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario